954 81 58 34

 

 

"31 DE JULIO, ONOMÁSTICA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA"

   

Foto cedida por Ángeles Páez que se encuentra en el Santuario de Loyola a la entrada de la Casa Torre

   Igancio de Loyola es un hombre activo, batallador, frágil y fuerte al mismo tiempo, tenaz; con un carácter arrollador, capaz de movilizar a otros; atento a su mundo, práctico, conocedor de las personas y buscador infatigable de Dios. Es un peregrino que nunca está solo. Un hombre que, en su incansable actividad, no deja de estar sostenido por la presencia de un Dios que llena su horizonte.

La vida de Ignacio sigue invitando hoy a pensar en la propia vida: sus búsquedas nos hablan de iconos y de ídolos, de los proyectos en los que uno encuentra sentido y de las huellas que quiere dejar; de la fe que se tiene y en la que se crece; de los nombre que atraviesan nuestra historia; de las flaquezas y las fortalezas, del amor eficaz y del amor gratuito

José María Rodríguez Olaizola sj.

Contraportada Ignacio de Loyola, nunca solo