954 81 58 34

Siguiendo el Proyecto Ítaca,  el alumnado de 2º de ESO, en la asignatura de Ciencias Sociales, pudo visitar el día 17 de enero, el taller del maestro Manuel Morillo, artesano ursaonés, especializado en la técnica de guadamecí. En esta visita los alumno/as pudieron disfrutar de explicaciones y  maravillosos trabajos sobre esta técnica. Manuel Morillo nos mostró la diferencia entre la técnica de cordobán y la de guadamecí.
El guadamecí es una técnica de trabajo artístico de la piel, que se caracteriza por la aplicación, sobre la piel ya curtida, de una fina lámina de plata como capa de preparación, para pintar o policromar de forma duradera la piel. Posteriormente se puede pintar distintos motivos decorativos y ferretear la superficie.
Pincha en la imagen para ver más fotos
 
El guadamecí tiene una funcionalidad claramente estética, decorativa y suntuaria. Su principal uso es el recubrimiento mural de interiores, pero también se utiliza en el tapizado de sillas y sillones, en la confección de cojines, biombos y recubrimiento de arquetas, cofres, etc. Los rasgos originarios y diferenciadores del guadamecí con el cordobán son el tipo de piel utilizada y los fondos dorados. La piel es plateada en primer lugar; después se añade corladura en las partes que deben imitar el oro, y posteriormente se policroma y se ferretea.
Su origen está en el sur de la Península ibérica bajo el dominio árabe. Los árabes introdujeron tanto la elaborada técnica del curtido de las pieles como el trabajo más artesanal y artístico de la piel ya curtida, extendiendo su influencia a toda la Península.
En la actualidad sólo existen dos talleres de guadamecí, uno en Córdoba y otro en Osuna.